Semana laboral de 4 días

Las empresas de todo el mundo se están planteando cada día, cómo va a ser la nueva relación laboral con sus empleados, tras la pandemia, y el haber tenido que trabajar, a la fuerza, desde casa.

Muchas se inclinan por dejar de estar tan centradas en sus oficinas y están apostando por nuevas opciones de teletrabajo, dejando en muchos casos que sean los propios empleados los que decidan si van o no a las oficinas y cuántos días.

¿Sabías que Islandia ha realizado una prueba, reduciendo la jornada laboral a 4 días semanales, manteniendo el mismo sueldo?

Durante los primeros días del mes de Julio de este año, han ido haciéndose públicos los resultados del mayor experimento mundial, sobre reducción de la jornada laboral, y que se ha llevado a cabo en ese país.

En concreto se ha estado experimentando desde 2015 hasta 2019, con el 1% de su población activa, unos 2.800 funcionarios de distintos sectores.

Este experimento social pretendía clarificar los pros y contras y los resultados han sido simplemente arrolladores:

Una semana laboral más corta generó mejores resultados, tanto para los trabajadores como para las empresas. Además, los trabajadores dieron muestras de sentirse más felices, saludables y menos estresados y de que sus jornadas se volvían mucho más productivas.

Los investigadores estiman que, como resultado de los nuevos acuerdos alcanzados en 2019-2021,tras la finalización de los ensayos, el 86% de toda la población trabajadora de Islandia, tiene ahora un horario reducido o flexibilidad en sus contratos para reducir las horas.
Quizá por su escasa población (apenas 350.000 personas) y su sistema productivo -es la economía más pequeña de la OCDE-, Islandia no sea el mayor candidato a un espejo global para probar la jornada laboral reducida de 4 días. Pero en la isla ha tenido lugar el mayor experimento hasta la fechay que los investigadores han calificado como un “rotundo éxito“.

Las conclusiones del estudio son bastante significativas. Está claro que menos, sí es más en Islandia.

El ensayo implicó recortar las horas de trabajo de las personas sin reducir su salario, para ver cómo afectaría su saludfelicidad y productividad.

En cuanto a la calidad de vida y el bienestar en el trabajo, así como sobre los síntomas de estrés y agotamiento de los participantes, los datos recopilados también son favorables a la semana laboral de cuatro días.

Muchos de los empleados expresaron que después de comenzar a trabajar menos horas se sintieron mejor, con más energía. Algo que no solo repercutió en ser más activo para hacer deporte o estar con los amigos, sino que también tuvo un efecto positivo en su trabajo, según el informe.

Un mejor equilibrio entre el trabajo, la vida familiar y el tiempo de ocio, es otro de los beneficios que obtuvieron quienes vieron reducidas sus horas laborales.

Los directivos, dando ejemplo.

El estudio también aborda la percepción e implicación de los mandos directivos en el cumplimiento de esta semana laboral reducida. Según sus datos, todos los gerentes entrevistados, salvo uno, redujeron sus horas de trabajo dado que “tenían que predicar con el ejemplo”.

La mayoría de los responsables, además, reconoce que no experimentaron una mayor presión en el trabajo como consecuencia de reducir las horas de todo el equipo. Sí que, durante los primeros días y hasta que se reajusta todo el trabajo, tuvieron una mayor carga de trabajo, pero la mayoría volvió “rápidamente” a los mismos niveles que antes.

En cuanto a los beneficios personales y familiares, los directivos reconocen el mismo impacto que el resto de los trabajadores: más tiempo libre, mejor equilibrio entre la vida laboral y personal, mejor descanso durante los fines de semana y mayor sentido de autonomía.

Espejo para otras economías.

Los autores del informe aseguran que estos datos obtenidos son muy importantes por su tamaño y alcance.

Las pruebas realizadas en Islandia llegaron a estar vigentes para más del uno por ciento de toda la fuerza laboral del país e incluyó a lugares de trabajo e industrias como escuelas e instalaciones de mantenimiento.

Los autores del informe consideran que la reducción de las jornadas laborales debe considerarse una política poderosa, deseable y viable en las economías avanzadas contemporáneas, entre otras cuestiones porque los beneficios sobre la salud física y psicológica se han mantenido a lo largo del tiempo.

“Los cambios positivos identificados por los participantes, deberían colocar la reducción de las horas de trabajo, como una estrategia principal para otros gobiernos, que buscan abordar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal y la deficiencia de bienestar en sus economías”, sentencian.

¿Qué podemos aprender en España de la semana de cuatro días laborables de Islandia?

Reorganizar el trabajo para obtener la misma productividad, sufriendo menos estrés.

En España, Telefónica ha dado un paso al frente en ese sentido y ha abierto la puerta a la jornada laboral de cuatro días.Eso sí, acompañada de una reducción salarial

En la firma de la prórroga del convenio colectivo con los sindicatos, la compañía se compromete a hacer una prueba piloto, en el último trimestre del año, de la semana laboral de cuatro días.

Fuentes de Telefónica han confirmado que es una prueba piloto de seis meses de duración, aunque no han querido comentar mucho más.

Este proyecto, al que se podrán sumar, de forma voluntaria, hasta un 10% de la plantilla conlleva también una reducción salarial, aunque no por todas las horas que se dejan de trabajar.

De hecho, y con el fin de incentivar esta “Jornada Semanal Flexible Bonificada”, la compañía bonificará un 20% de los conceptos retributivos fijos, por lo que la pérdida salarial será menor.

Tomás Blanco, el responsable de UGT Madrid en Telefónica, explica que los trabajadores de la operadora tienen una jornada laboral de 37,5 horas a la semana. Con esta jornada de cuatro días, en lugar de hacer 7,5 horas cada jornada se harán 8, por lo que, en realidad, el trabajador solo dejará de hacer 5,5 horas a la semana.

Opiniones opuestas de grandes magnates

Como habréis podido deducir, ésta es una cuestión muy controvertida.

No todo el mundo opina lo mismo y, aunque hemos encontrado decenas de cometarios y valoraciones al respecto, hoy os vamos a mostrar las de dos auténticos magnates de los negocios, frontalmente opuestas:

  • Por un lado está Elon Musk. El fundador de Paypal, Tesla y SpaceX, que comenzó 2021 como la persona más rica del mundo, ha afirmado que no solo es exigente con sus propios horarios. Sobre el trabajo en las oficinas de empresas como Tesla o SpaceX, ha dicho en Twitter que “hay lugares muchos más fáciles en los que trabajar, pero nadie nunca ha cambiado el mundo con 40 horas a la semana”. En la plataforma Glassdoor, donde empleados de las empresas dejan sus opiniones, Tesla no aparece entre las 100 mejores firmas para trabajar  y gran parte de los comentarios negativos de trabajadores (actuales y antiguos) hablan de las largas horas de oficina diarias, que se exigen en las filas de esta compañía.
  • Por otro lado está Richard Branson. El CEO de Virgin considera que la tecnología ayuda a un trabajador a ser más eficiente en sus tareas, por lo que necesita menos horas para conseguir los mismos resultados. Según sus propias palabras “no hay razón para que la gente no pueda trabajar menos horas y ser igual o incluso más eficaz”. En sus estimaciones el auge de la tecnología terminará con los horarios estrictos de oficina donde uno entra a una hora, sale por una puerta nueve horas después y hay dos días de descanso a la semana. “¿Podría la gente llegar a tener tres y hasta cuatro días de fin de semana? Por supuesto. La gente necesitará cobrar lo mismo o incluso más por trabajar menos tiempo, para que puedan permitirse más tiempo de ocio” dijo él mismo en su web. Para Richard Branson, un personal motivado hará más por la empresa y eso pasa por tener tiempo libre para estar con la familia y disfrutar del ocio.

¿Y tú? ¿Crees que el futuro va encaminado a una conciliación de la vida laboral con la social y familiar?