¿Cómo crear tu propio negocio online?

¿Has pensado crear una tienda online pero tienes dudas por la inversión que ello pueda suponer? ¿Te gustaría crear tu propio empleo y no sabes cómo hacerlo? ¿Quieres empezar a ganar dinero en Internet por cuenta propia y tienes ganas de trabajar duro en ello?

Y lo más importante…¿Aún no sabes cómo crear una tienda online?

Realmente para hacer una tienda online solo te hará falta una pequeña inversión económicapero, eso sí, una importante inversión en forma de tiempo.Hoy en día, es posible crear un negocio e-commerceinvirtiendo más tiempo que dinero.

Por ejemplo, puedes utilizar una plataforma como WixeCommerce que te permite crear y gestionar una tienda online de manera fácil y económica, desde sólo 17 € al mes, proporcionándote todas las herramientas que puedas necesitar para hacer crecer tu negocio.

Como ya sabéis, hoy es posible vender productos a través de Internet a todo el mundo. También es posible crear una tienda online sin necesidad de conocimientos informáticos. Los mayoristas o dropshippers pueden enviar directamente sus productos a tus clientes.

Existe suficiente información en Internet para aprender lo básico de marketing online y empresas como Paypal nos lo ponen muy fácil a la hora de implementar un sistema de pago efectivo. Así pues, ¿cuál es la excusa para no montar la tienda online que deseas?

Los 10 pasos para crear una tienda online

  1. Escoge el nombre y el dominio de tu tienda online

Esta es una de las partes más atractivas de todo proyecto, así que la ponemos al principio para animaros. Tanto el nombre como el dominio deben poder recordarse y escribirse fácilmente. Tienen que ser descriptivos y lo más cortos posible. En el caso del dominio, si además contiene alguna de nuestras palabras clave, nos ayudará a posicionarnos en los buscadores por esos términos. Intenta que sea un .com, o un .es si solo venderás a España.

  1. Elige una buena empresa de hosting

Esta es prácticamente la única inversión que deberás realizar para crear tu tienda online, así que no seas “agarrado” y busca una empresa que te ofrezca un hosting de calidad y con garantías.Asegúrate pues, de que tu empresa de hosting te garantiza el espacio suficiente para tu tienda online y una buena velocidad de conexión. Contratando un buen servicio de hosting evitarás también caídas innecesarias del servidor y podrás tener tu tienda disponible 24h al día, 365 días al año. Si quieres simplificarte la vida también puedes recurrir a un servicio de tiendas online como Wix o Shopify que ya dispone de todo lo necesario para que tú sólo tengas que dedicarte a vender.

  1. Selecciona un Dropshipper de garantías

Básicamente se trata de que nuestro mayorista o distribuidor, envíe directamente los productos que nuestros clientes han comprado en nuestra tienda online a su domicilio.Obviamente, el mayorista dropshipper enviará el producto sin ningún distintivo de su empresa, añadiendo al paquete tu propia factura si así lo deseas.De este modo, el cliente queda igualmente satisfecho y nosotros evitamos tener que invertir en el stock de productos, o preocuparnos por la logística. La empresa de dropshipping se hará cargo de todo ello.

4. Usa un buen CMS para e-commerce

En la actualidad existen muchos CMS para e-commerce totalmente gratuitos y completamente fiables. Todos ellos están diseñados en mayor o menor medida para que puedan ser utilizados por personas sin demasiados conocimientos técnicos.Además, al ser herramientas de código libre y conocidas por una gran cantidad de profesionales, existen muchas empresas y autónomos que por un módico precio pueden retocar o ampliar aquellas funcionalidades que no puedas realizar por tu cuenta.

5. Personaliza tus productos

Es básico personalizar todos los textos de la tienda. A la larga los únicos productos que se posicionarán correctamente serán aquellos que hayas modificado, y los usuarios agradecerán no encontrar el mismo texto que verán en otras tiendas. Amplía la información con detalles del producto, fotos, métodos de uso. Usa tu imaginación.

6. Añade todos los métodos de pago posibles

Es imprescindible ofrecer el máximo de métodos de pago posibles a tu tienda online. Si puedes ofrecer 4, mejor que 3. Todavía hay gente que no se fía de comprar por Internet, y solamente realiza pedidos a tiendas que ofrecen el método contrareembolso. Otros, siempre utilizan la tarjeta ya que entienden que detrás habrá una empresa y algunos utilizan transferencia bancaria porque les es más cómodo. Se pueden añadir pasarelas de pago con diferentes bancos pero si lo ves muy complicado, ya sea por culpa de los bancos como por limitaciones técnicas a la hora de integrar la pasarela de pago (la implementación es algo complicada y requiere de conocimientos en PHP), existen soluciones alternativas como la pasarela integral de Paypal.

7. Crea un blog que acompañe a la tienda

Existen casos en que es prácticamente imposible realizar descripciones largas o que aporten contenido de valor a nuestra tienda online. En estos casos, es imprescindible la creación de un blog para atraer algo de tráfico a la tienda. Aunque siempre es aconsejable la creación de un blog que hable de nuestro sector y de todo lo que lo rodea, y que nos sirva también para promocionar nuestros productos de algún modo, directa o indirectamente.

8. Regula tu situación legal

Legalmente no puedes vender productos a no ser que lo hagas como autónomo o como empresa. Además, en la mayoría de los casos es recomendable la creación de una S.L. sobre todo por el tema de la responsabilidad civil. Crear una Sociedad Limitada es un proceso que aunque podemos realizar nosotros mismos, es probable que decidamos dejar en manos de una gestoría. Asegúrate de tener todos los papeles en regla, contratar un seguro y cumplir con todas las leyes vigentes antes de iniciar tu aventura, una multa o sanción económica por no actuar correctamente podría hacer desaparecer tu empresa y tu proyecto.

9. Crea campañas de publicidad online

Gracias a la publicidad online, podemos dar a conocer, de forma económica pero sobretodo de forma escalada, nuestra tienda online. Usando correctamente las herramientas de análisis gratuitas que Internet pone a nuestra disposición, podremos saber con exactitud qué campañas publicitarias nos dan beneficios y cuáles no funcionan, pudiendo rectificar rápidamente y evitando pérdidas innecesarias. De esta forma, podremos obtener beneficios en poco tiempo, y reducir la inversión a “lo que vamos ganando cada mes”, por lo que menos la pequeña inversión inicial, el resto de publicidad podría pagarse sola. La habilidad de cada uno para conseguir ampliar esos beneficios puede marcar la diferencia en un futuro.

10. Trabaja el marketing online

Tu tienda online funciona correctamente y ya has realizado alguna venta mediante Adwords, algún otro sistema de publicidad o de forma natural. Está bien, ahora es el momento de ampliar el número de ventas.

Crea tu propia estrategia de marketing online: Realiza ofertas especiales, prepara una estrategia de social media, organiza concursos, realiza un seguimiento personalizado de tus clientes, escribe notas de prensa… Haz todo lo posible para dar a conocer tu marca y tus productos. Lo ideal es empezar con el marketing al inicio de crear una tienda online, no esperes porque sino los clientes tardarán en llegar.

Existen negocios online extremadamente rentables que puedes empezar con muy pocos recursos y conocimientos previos. Tan solo necesitas una buena estrategia y tomar las decisiones acertadas.

El modelo de negocio online más codiciado

Hay dos tipos de negocio online: los que funcionan en piloto automático y los que requieren una dedicación constante.

Lógicamente, los más codiciados son los primeros, aquellos que pueden convertirse en un ingreso pasivo automático capaz de crecer sin que eso requiera dedicarle más tiempo o dinero.

Este tipo de negocio debe cumplir 3 reglas de oro:

  • Solucionar una necesidad existente.Muchos negocios online fracasan porque se guían por una “intuición” de su creador, en lugar de satisfacer una demanda real de su público objetivo. Por eso es fundamental que primero valides tu idea, por muy innovadora que te parezca.
  • Funcionar de forma autónoma. Un negocio online pasivo debe poder generar dinero sin que sea necesaria tu intervención. Para eso necesitas automatizar los procesos.
  • Ser escalable. Esto significa que debes poder aumentar tu facturación sin aumentar los costes proporcionalmente. De lo contrario, cuanto más dinero ganes, más gastos tendrás.

Y ahora… ¿Te quedan excusas para no emprender tu propio negocio online?