¿CÓMO LLEVAR A CABO UNA BÚSQUEDA DE EMPLEO EFECTIVA?

Búsqueda de empleo efectiva | ISNIB

La búsqueda de empleo es un trabajo en sí mismo, que puede resultar agotador y en ocasiones muy monótono. Por inercia, solemos ir retrasando el momento de ponernos a ello o empezamos de manera poco eficaz: nos inscribimos en toda oferta que encontramos en cualquier portal de empleo, de manera impulsiva y al no obtener resultados inmediatos, nos acabamos frustrando fácilmente. Para evitar caer en ese frecuente error, lo más fácil es seguir unas pautas básicas y mantener una agenda de actuaciones durante todo el período de búsqueda.

PAUTAS BÁSICAS

1- 1. Toma decisiones. Tanto a nivel profesional como salarial.

Es fundamental que antes de iniciar la búsqueda de empleo te plantees cosas como qué tipo de trabajos te interesan, qué condiciones estarías dispuesto a aceptar, si aceptarías movilidad geográfica o no… etc. Tener claros tus objetivos es la mejor manera de empezar a buscar trabajo.
Y por supuesto, crea tu propia lista de empleos a los que crees que puedes acceder, según tus estudios y/o experiencia laboral.

2- 2. Mantén a tus contactos informados sobre tu búsqueda y crea networking.

Nunca sabes dónde puede estar la oportunidad. En cualquier lugar o a través de cualquier contacto.Familiares, amigos, compañeros de estudios, antiguos compañeros de trabajo, antiguos jefes… En este sentido, las redes sociales son un buen aliado pero úsalas con prudencia y buen criterio. Interactuar con personas y desarrollar contactos profesionales es uno de los mejores consejos para encontrar trabajo. Inicia conversaciones con personas en seminarios, eventos sociales o citas. Hazles saber que estás buscando trabajo o que quieres trabajar en una industria determinada. Pueden tener conexiones o consejos que pueden ayudarte en su búsqueda de empleo. También puedes descubrir ofertas de trabajo no publicadas pueden recomendarte para futuras oportunidades.

3- 3. Mantén tu CV actualizado en todo momento.

El currículum sigue siendo tu carta de presentación, por eso una búsqueda activa de empleo requiere actualizarlo constantemente e incluso ir adaptándolo a los distintos empleos a los que puedas optar. Ten varios currículums, en varios formatos, según puedan requerir las ofertas de tu sector y trata de enfatizar en cada uno de ellos tus puntos más fuertes.

Renuévalo constantemente, dándole un toque personal que llame la atención, y actualízalo con cualquier posible novedad sobre tu actividad profesional o nuevas titulaciones obtenidas.

4- 4. Regístrate en portales de empleo con un cierto criterio.

No todas las empresas de trabajo temporal se mueven en los mismos sectores y no todos los canales de búsqueda ofrecen las mismas oportunidades. Analiza los que mejor se adapten a ti, valorando los que puedan resultarte más eficaces.

Utiliza todas las herramientas a tu alcance para una búsqueda exhaustiva de ese empleo al que aspiras.

5- 5. Sigue formándote

¡Reinvéntate! Es básico para ti seguir adquiriendo conocimientos sobre materias relacionadas con tu futuro empleo. Si acabas de entrar a formar parte de la vida laboral o quieres comenzar una nueva carrera profesional, es posible que necesites más capacitación o experiencia para obtener un trabajo. Considera la posibilidad de ser becario o voluntario, durante algunos meses, en una empresa de la industria deseada, mientras solicitas empleos. Usa estas oportunidades para ampliar tu red de contactos o alcanzar un puesto dentro de la misma compañía. También puedes recibir cursos online y asistir a talleres para desarrollar determinadas habilidades o aprender tecnologías y procesos relevantes para tu sector.

6- Ojo con tus redes sociales.

Cada vez es más habitual que los captadores revisen las redes sociales de los candidatos para tener una idea sobre quién eres, cómo actúas y con quién te relacionas, por ello si tienes las redes sociales en abierto, cuidado con lo que publicas.

7- Prepárate bien las entrevistas

Investiga cuáles son las preguntas más frecuentes en las entrevistas, crea respuestas para ellas y practica esas respuestas antes de ser convocado a una entrevista. Pídele a un amigo o familiar que haga una entrevista práctica contigo. Si estás bien preparado, estarás más seguro y cómodo cuando vayas a tu próxima entrevista. Sin duda, este es uno de los mejores consejos para encontrar empleo.

Evita improvisar. La entrevista es la ocasión idónea para convencer al reclutador de que eres el candidato que están buscando para el puesto. Vete preparado y mantén la calma.

8- Estudia bien la empresa y el sector al que pertenece.

¿A qué se dedica?, ¿Cómo funciona?, ¿Cuál es su filosofía…? La entrevista es un momento en el que se suelen repetir algunas preguntas.¿Sabes cuántas empresas de ese sector operan en tu zona? ¿Conoces el salario medio del puesto al que optas y qué requisitos son los imprescindibles para el puesto?

Para ser conocedor de la situación del mercado laboral en tu sector y de la empresa a la que aplicas en particular, tendrás que realizar una pequeña investigación que nunca será una pérdida de tiempo: al contrario, te servirá para adaptarte mejor a las demandas del mercado y aumentará tus posibilidades de éxito.Que no te pillen en blanco. Investiga por tu cuenta para tener toda la información antes de la ansiada entrevista.

9- Cuida tu lenguaje visual

Los reclutadores se fijan en esas cosas mucho más de lo que crees. Tu lenguaje corporal dice mucho de ti y de cómo te desenvuelves en según qué situaciones.

Expresión facial: La expresión de la cara indica nuestro estado de ánimo, nuestros sentimientos, nuestras emociones, por lo tanto, hace falta que nuestra expresión concuerde con el mensaje que estamos dando.

Contacto visual: mira a la cara de la persona con la cual estás hablando y muestra interés por lo que te está contando, es el mejor procedimiento para mostrar sinceridad y que eres alguien en que se puede confiar.

Lenguaje corporal: siéntate recto, mostrando confianza, ni apoyado  atrás (puede demostrar desinterés) ni muy incorporado hacia delante (puede demostrar nerviosismo e intranquilidad). Observa a tu interlocutor e imita su postura con naturalidad, como si estuvieras mirándote al espejo. No invadas el espacio de la persona que te entrevista, mantén una distancia que permita el contacto y la conexión sin invadir el especio personal. Evita jugar con un bolígrafo o cualquier objeto que tengas en tus manos para no mostrar nerviosismo.

Gesticulación de las manos: durante la conversación es correcto que apoyemos nuestras explicaciones con los gestos de las manos, pero nunca, esta gesticulación debe ser excesiva. El lenguaje gestual nos va ayudar a enfatizar nuestra comunicación verbal, a ponerle una imagen.

9- No te rindas a la primera negativa.

Si tu candidatura se rechaza por no cumplir un requisito previo, pero – y esto es muy importante– puedes demostrar que eres capaz de desempeñar el trabajo (sipor ejemplo, noposees los estudios requeridos pero has desempeñado un puesto parecido con idénticas funciones), no dudes ni un momento en contactar con la empresa y explicarle los motivos por los que deberían volver a tener en consideración tu candidatura.

¡La actitud multiplica tus posibilidades de éxito!

10- Cuida tu lenguaje visual

Los reclutadores se fijan en esas cosas mucho más de lo que crees. Tu lenguaje corporal dice mucho de ti y de cómo te desenvuelves en según qué situaciones.

Expresión facial: La expresión de la cara indica nuestro estado de ánimo, nuestros sentimientos, nuestras emociones, por lo tanto, hace falta que nuestra expresión concuerde con el mensaje que estamos dando.

Contacto visual: mira a la cara de la persona con la cual estás hablando y muestra interés por lo que te está contando, es el mejor procedimiento para mostrar sinceridad y que eres alguien en que se puede confiar.

Lenguaje corporal: siéntate recto, mostrando confianza, ni apoyado  atrás (puede demostrar desinterés) ni muy incorporado hacia delante (puede demostrar nerviosismo e intranquilidad). Observa a tu interlocutor e imita su postura con naturalidad, como si estuvieras mirándote al espejo. No invadas el espacio de la persona que te entrevista, mantén una distancia que permita el contacto y la conexión sin invadir el especio personal. Evita jugar con un bolígrafo o cualquier objeto que tengas en tus manos para no mostrar nerviosismo.

Gesticulación de las manos: durante la conversación es correcto que apoyemos nuestras explicaciones con los gestos de las manos, pero nunca, esta gesticulación debe ser excesiva. El lenguaje gestual nos va ayudar a enfatizar nuestra comunicación verbal, a ponerle una imagen.

11- En la fase Post-Entrevista

Llama a tu entrevistador y agradécele la oportunidad que te ha brindado –aunque seas consciente de no haber sido seleccionado-. Muy pocas veces los candidatos hacen algo tan sencillo como esto y es algo que los seleccionadores no pasan por alto. No hay que olvidar que al final todas las personas, sean seleccionadores, sean gerentes o directores de RRHH, agradecen gestos de simpatía o buena educación. Esto está comprobado fehacientemente con muchos entrevistadores y directores de RRHH.

Mostrar entusiasmo por la empresa y/o proyecto: al margen de dar las gracias por haberte entrevistado, aprovecha para dejar claro lo que te ha gustado el puesto o la empresa. Las compañías quieren no sólo empleados que sean capaces de desempeñar bien el trabajo, sino que muestren entusiasmo y si les gusta su proyecto o empresa, mejor todavía.

12- No temas cambiar de estrategia si fuera necesario

La búsqueda activa de empleo necesita que pongas en marcha una estrategia definida. Pero  tal vez ésta no te ofrezca los resultados esperados. Si es así, baraja la posibilidad de hacer cambios: tal vez debas inscribirte en un portal determinado que no habías considerado previamente, enfatizar puntos de tu currículum o planificar tu búsqueda en función de los horarios en los que hay mayor publicación de ofertas.

Todos nos enfrentamos en algún momento de la vida a la búsqueda activa de empleo para introducirnos en el mundo laboral por primera vez, para reinsertarnos tras un tiempo sin trabajo, para empezar una nueva carrera profesional o para mejorar nuestras condiciones de trabajo actuales.

Planificar una búsqueda de empleo conlleva esfuerzo y tenacidad, pero si eres capaz de desarrollar tu propia estrategia y llevarla a cabo, es más fácil que encuentres lo que buscas en menos tiempo.